Cómo te enfrentas a tus miedos


«No vale la pena vivir para ganar, vale la pena vivir para seguir tu conciencia».

Vivir_sin_miedo

 

“El miedo amenaza:

Si usted ama tendrá sida.
Si fuma tendrá cáncer.
Si respira tendrá contaminación.
Si bebe tendrá accidentes.
Si come tendrá colesterol.
Si habla tendrá desempleo.
Si camina tendrá violencia.
Si piensa tendrá angustia.
Si duda tendrá locura.
Si siente tendrá soledad…»

 

Eduardo Galeano – Vivir sin Miedo

 

El miedo ha dado forma a la conducta humana desde hace mucho tiempo, y continúa haciéndolo hoy en día. 

Se trata de un sentimiento innato en el ser humano, quizás caracterizado por nuestro instinto de supervivencia, que nos hace ser conscientes de los peligros o amenazas externas, recordándonos de este modo lo vulnerables que somos.

 

miedos_sobrevivir

 

Esos miedos han ido transformándose a través de la existencia del hombre. Pasando de ser algo positivo allá por los albores de la humanidad, manteniendo de ese modo a nuestros antepasados en alerta para protegerse de otros depredadores y de diversas amenazas, hasta nuestros días.

En la actualidad se han convertido en esas fobias y angustias que vivimos y que en muchos casos no nos dejan hacer cosas nuevas o vivir experiencias desconocidas y que nos bloquean llegando incluso a provocarnos ansiedad.

 

Miedo_al_cambioSupongo que ya sabes a qué tipo de situaciones me estoy refiriendo. Sí, esas que te dejan clavado. Esas que en algunos casos utilizas como excusa para no hacer determinadas cosas, para no enfrentarte a determinadas situaciones. Y que disfrazas de «noes», y de «esques» y que al final es sólo miedo que no te deja hacer. Que no te deja ponerte en ACCIÓN.

 

En cualquier caso, el miedo es siempre un indicador de que tienes un reto frente a ti que tienes que resolver y cada vez que tienes miedo te estás transformando de lo que eres ahora a lo que quieres llegar a ser.

 

El miedo puede ser bueno si no nos paraliza a la hora de ir a por lo que queremos conseguir o a la hora de tomar decisiones y puede activarse de dos modos:

 

  • Actuar
  • Huir

 

Me gusta decir que el miedo actúa como una brújula indicando estas dos direcciones y tú decides hacia dónde ir.

Si lo que buscas es cambiar y hacer las cosas de otro modo se activarán en tu cerebro esas reacciones emocionales que denominamos miedos. Una forma eficaz de gestionarlas será saber, o más bien entender, qué es lo que te provoca ese miedo.

Necesitarás enfrentarte a esa brújula y tomar una decisión. Ya, ya sé que estás pensando que aquí juega un gran papel la autoestima y la confianza en uno mismo, por tanto también tendrás que trabajarlas y desarrollarlas.

 

Estos suelen ser los miedos más habituales que nos detienen provocándonos temor a la hora de actuar sobre ellos:

  • Miedo a tomar decisiones
  • Miedo a fracasar
  • Miedo al cambio
  • Miedo a hablar en público

 

Miedo_a_estar_solo

 

En el momento que surjan esos temores, agarra bien fuerte tu brújula y en lugar de huir, avanza y ve dando estos pasos:

  1. Reconoce que tienes miedo. Sé honesto y auténtico contigo mismo y en lugar de ocultar ese miedo, haciendo ver que no existe, enfréntate a él y pregúntate: “¿para qué?”.
  2. Determina qué tipo de miedo es. Pregúntate si es un miedo en positivo, por ejemplo si estás en medio de la calle y corres el riesgo de que te atropellen o si por el contrario es un miedo arraigado en tus inseguridades y dudas y lo que está haciendo es limitarte y no dejarte avanzar.
  3. Experimenta y siente curiosidad. Reconócelo como un regalo, sobre todo si se trata de un miedo basado en la inseguridad ya que es entonces cuando debes usar la brújula y dirigirte justo hacia el lugar que te provoca ese temor, hacia lo que te asusta. Corre el riesgo… ¿qué te puede pasar?
  4. Disfruta de tu miedo. El miedo es algo que no se quita, no es una mancha.

 

Si en cambio lo que prefieres es pretender que el miedo a pesar de estar ahí no existe, entonces no podrás mejorar en tu desarrollo personal o profesional, ni desarrollar confianza en ti mismo. Recuerda que los límites los pones tú, que están dentro de ti… Actúa y vive desde la responsabilidad y no vivas desde el victimismo.

Pon el foco en aquello que deseas, más que en lo que no quieres, cuando tomes tus decisiones. Y pregúntate siempre ¿qué puedo aprender de esto?.

 

Artículo publicado en La Nueva Ruta del Empleo. Puedes visitar la web y leer otros artículos como este.


Acerca de Olga Ferrera

Facilitadora del cambio de Actitud. Coach en Orientación Profesional. Prospectora de empleo. Gestión del Cambio y Marca Personal para el Empleo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.