Estrategias para desarrollar tu Inteligencia Emocional


Está demostrado que la inteligencia emocional es lo que diferencia a los trabajadores exitosos de los que no lo son.

En los años 60 el psicólogo Walter Mischel realizó un estudio que revolucionó la visión que se tenía sobre los factores que predecían que una persona pudiera lograr el éxito en su vida, tanto académico como emocional y social.

EmocionateLa prueba consistía en observar a un grupo de niños de 4 años mientras los dejaba solos en una habitación, les ofrecía un marshmallow (esponjita) y les decía que si podían esperar sin comer la golosina a que él volviera, que tardaría unos 10-15 minutos aproximadamente, y que si no la habían comido que les daría otra. Si no eran capaces de esperar y se la comían, no recibirían una más como recompensa.

De este modo se quería comprobar quiénes eran capaces de controlar sus deseos y cuáles eran más impulsivos.

La idea era que si el niño era capaz de controlarse y no comerlo antes de que volviera, significaba que sería capaz de autorregularse, siendo la autorregulación un componente clave de la IE, y como más tarde demostró Mischel esto se traduciría en beneficios a largo plazo.

El resultado de la prueba es que dos de cada tres de los niños no aguantaron y se comieron la golosina y que solo un tercio fue capaz de controlarse. Lo más interesante es que pasados unos años, cuando estos mismos niños estaban en la universidad o en el comienzo de su vida laboral, esos niños que fueron capaces de controlarse y esperar, tenían mayor éxito personal.

Podéis ver el experimento aquí, es muy simpático ver las caras que ponen algunos mientras intentan resistir a la tentación.

Es evidente que esta prueba sólo funciona con niños pequeños ya que pocos adultos tendríamos problema para aguantar la espera para obtener una recompensa mayor, y porque sólo mide un aspecto de la IE, ya que según Daniel Goleman para evaluar la inteligencia emocional debemos fijarnos en:

  • Autorregulación
  • Autoconciencia o conciencia de sí mismo
  • Motivación
  • Empatía
  • Habilidades Sociales. Manejo de las relaciones y la construcción de redes

 

Cómo podemos ayudar a alguien a que desarrolle su inteligencia emocional

Es difícil cambiar hábitos que llevan ahí arraigados durante tanto tiempo, sobre todo si hablamos de la autoconciencia y el autocontrol. Lo que sí hay que tener claro es que nadie va a cambiar a menos que tenga la voluntad de hacerlo, y que nadie va a hacerlo porque un superior lo ordene o le incentive para ello; sin embargo en la mayoría de nuestras organizaciones el cambio surge de este modo, incluso en las más innovadoras.

Entonces, ¿cómo podemos hacerlo? Una opción sería hacerlo a través del coaching.

  • Ayudando a la persona a marcarse un objetivo de cara a su futuro. En primer lugar habrá que ayudarle a que descubra lo que es importante en su vida, ayudándole a elaborar una visión clara de su futuro, donde deberá incluir sus relaciones más importantes y positivas como pueden ser el trabajo, la familia, los amigos, los compañeros de trabajo…
  • Ayudándole a ver cómo es su forma de actuar ahora, para en el medio o largo plazo generar en él un cambio. Haciéndole mirarse en el espejo para que vea lo que está pasando y cómo está actuando y pueda de este modo marcarse unos objetivos de aprendizaje que le sirvan para mejorar.

EmocioesEn el desarrollo de la IE puede estar la diferencia entre el éxito y el fracaso en tu vida y en tu trabajo.

Signos de que necesitas trabajar tu inteligencia emocional:

  • Cuando no consigues lo que deseas y te impacientas o esa situación te frustra.
  • Crees que caer bien en el trabajo está sobrevalorado.
  • Siempre culpas a otros de tus problemas o errores.
  • Te resulta molesto que otros esperen que sepas cómo se sienten.
  • Cuando no eres capaz de ponerte en el lugar de los demás.
  • Cuando no eres capaz de escuchar a los demás de forma empática.

Si alguno de vosotros se ha reconocido en este listado ya puede empezar a trabajar con estas estrategias:

  1. Busca toda la información. Mira el problema o la situación desde todas las ópticas y desarrolla tu autoconciencia. Analiza tus comportamientos en todo momento.
  2. Brecha entre lo que dices y cómo lo dices y el impacto que generas. Normalmente aquellos que no tienen muy desarrollada su IE ignoran la diferencia que hay entre lo que quieren decir y lo que los otros realmente escuchan. Por eso antes de decir las cosas debes pensar cómo van a impactar en los otros.
  3. Haz pausa. Controla tus reacciones instintivas, trata de no perder el control. Haz una pausa, respira, escucha a los demás, esto hará que sientan que los has entendido, y piensa antes qué es lo que quieres responder. Se trata simplemente de dar a otros la oportunidad de expresar sus ideas antes de ‘saltar’.
  4. Empatiza. Ya que este es uno de los elementos esenciales de la IE. Trata de observar a los demás con detalle, observando sus mensajes y esforzándote por ponerte en su lugar y comprender lo que sienten.

Los resultados que obtengas superarán con creces el esfuerzo invertido. ¡Buena suerte!

 

Artículo publicado en La Nueva Ruta del Empleo. Puedes visitar la web y leer otros artículos como este.


Acerca de Olga Ferrera

Facilitadora del cambio de Actitud. Coach en Orientación Profesional. Prospectora de empleo. Gestión del Cambio y Marca Personal para el Empleo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.