El para qué de tu Empleabilidad


Para las almas
Que ahora viajan más ligero
Que han soltado lastre
Y que saben también…

Que hay una voz, hay una voz,
Dentro
Y dice que no, dice que lo siento.
Dice que no se rinde, que hagan sus apuestas.
Que sigue el juego…

Mira cómo vuelo. Miss Caffeina

Hablamos mucho de la empleabilidad, del desarrollo y mejora de la misma, pero…

¿Qué es la Empleabilidad?

Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), la empleabilidad es «la aptitud de la persona para encontrar y conservar un trabajo, para progresar en él y para adaptarse al cambio a lo largo de su vida profesional».

Hillage y Pollard (1998) definieron el concepto como “la capacidad de obtener un empleo y mantenerlo”.

Si consideramos que la empleabilidad está formada por una serie de habilidades y actitudes, y que sólo el hecho de estar en posesión de ellas, no garantiza que sepas moverte bien en el mercado laboral actual y ser capaz de desarrollar todo el potencial que posees.

Yorke (2004), se refiere a la empleabilidad como el “conjunto de logros o habilidades, conocimientos y atributos personales que aumentan la probabilidad de encontrar un empleo y de tener éxito en los puestos”.

Por tanto, la empleabilidad está relacionada con el desarrollo de una serie de competencias que, dependiendo del momento actual, serán valoradas o no en el mercado laboral.

Hemos hablado ya de aptitudes, actitudes, habilidades, logros, conocimientos, atributos personales…

En resumen, de aquellas competencias que mejoran las posibilidades de las personas que las poseen, y de la capacidad de encontrar un empleo y de mantenerlo en el tiempo.

Son la clave para comprender mejor el concepto, porque potencian la empleabilidad de aquellos que las tienen desarrolladas.

Se trata de esas competencias profesionales que has ido desarrollando a lo largo de tu vida laboral y que demuestras en cada una de tus acciones y hechos. Es lo que haces y no lo que dices que haces.

Por eso es tan importante que a la hora de contar tus experiencias lo hagas en base a ejemplos de situaciones vividas…

Situaciones en las que:

  • Lograste objetivos, tanto de forma individual como de forma colaborativa
  • Resolviste un conflicto
  • Aportaste soluciones a problemas concretos
  • Conseguiste beneficios para el organización
  • Tomaste decisiones en momentos críticos
  • Lideraste o dirigiste un proyecto

Si quieres saber más sobre empleabilidad, hace ya un tiempo escribía este post en el que hablaba de las variables que intervienen en ella y cómo poder medir tu nivel.

Búsqueda proactiva de empleo

Te contratarán por los actitudes y conocimientos que muestras y demuestras

Dentro de tu estrategia personal tendrás que tener en cuenta cuáles son tus aptitudes y actitudes, saber definirlas y no solo nombrarlas en una retahila de adjetivos vacíos de contenido, sino en experiencias laborales concretas, llenas de contenido.

Construye un discurso coherente donde cuentes cómo has desarrollado esas competencias en el marco de tu experiencia.

Si por ejemplo hablas de que eres una persona con un alto nivel de adaptación, deberás poner ejemplos donde esto se refleje claramente, y obviamente referidos a situaciones del mundo laboral.

Los conocimientos están justificados según la formación que tienes, aunque igualmente tendrás que demostrarlo, quizás por eso la tendencia es que se contrate por los conocimientos que se demuestran y no por lo que dicen tus títulos o tu currículum.

Surgen nuevos escenarios de aprendizaje y hay que adaptarse a ellos.

Empleabilidad para el siglo XXI

Nuevos modelos de aprendizaje. De hecho ya están apareciendo modelos educativos donde se prioriza el aprendizaje, cada uno a su ritmo y sin normas, sin horarios, sin profesores…

Ya hace tiempo que muchas empresas tecnológicas no miran currículums, sino lo que cada uno sabe hacer delante de un ordenador, la capacidad que se tiene para resolver problemas reales.

Eso es lo que tienes que demostrar en una entrevista, donde quizás no te entreviste nadie de recursos humanos, sino el técnico que tiene la capacidad de evaluar esos conocimientos que dices que tienes.

Por fin…

¿Se acabará de una vez por todas con la aburrida titulitis que nos tiene presos de ese papelito que “demuestra” lo que sabemos hacer?

Nuevas habilidades y nuevas competencias

La cuarta revolución industrial está cambiando las funciones laborales y ello requiere de nuevas competencias.

Además, en la mayoría de los casos, la formación reglada está llegando demasiado tarde. Las empresas avanzan más rápido y los conocimientos que se requieren hay que salir a buscarlos en otros lugares.

Pero estás de suerte porque hay muchas oportunidades de aprendizaje permanente, formación online, y cursos cortos que te facilitan el aprendizaje necesario para ese mercado cambiante al que te enfrentas y al que no están llegando las cualificaciones formales.

Esta formación además aportará un valor añadido a tu perfil, aumentando de este modo tu empleabilidad.

Las mejores opciones son las que ofrecen cursos de universidades y organizaciones reconocidas y si sigues siendo fan del papelito justificativo, en algunas, incluso, puedes obtener certificado.

Te dejo aquí algunas de las mejores webs donde puedes hacer formación online y de forma gratuita:

¿Compe… qué?

Según LinkedIn y los datos publicados por LinkedIn Learning,  actualmente existen al menos 50.000 competencias profesionales diferentes en todo el mundo. 

Enfócate en las habilidades y conocimientos que se necesitan en aquellos sectores que crecen cada vez más rápido

Esto es una exageración, pero lo que sí es cierto es que cada año tanto al inicio como al final se hablan de esas habilidades o competencias profesionales que serán más demandadas por las empresas durante el año o durante el próximo año. Es más, si te das una vuelta por Google encontrarás listados de todo tipo.

En este estudio de LinkedIn The Skills companies need most se habla de 25 hard skills  y 5 soft skills  que determinarán los procesos de selección en este año 2019.

Podemos considerarlo bastante fiable, ya que esas competencias fueron seleccionadas según las habilidades que aparecen en los perfiles de LinkedIn de las personas que fueron contratadas.

Y un dato importante a tener en cuenta es que según los datos del 2018 Workplace Learning Report, el 57% de los líderes senior de hoy dicen que las soft skills son más importantes que las hard skills.

Así que potencia y muestra tus habilidades blandas que son las que te harán conseguir tu objetivo.

Enfócate en las habilidades y conocimientos que se necesitan en aquellos sectores que crecen cada vez más rápido.

Y ten en cuenta que muchas habilidades son transferibles entre sectores diferentes, cosa que muchas empresas aun no visualizan, no siendo capaz de este modo de aprovechar y descubrir esos talentos escondidos.

Así que tendrás que ser tú quien con una estrategia proactiva y disruptiva consigas llegar a ellas.

¿Cuál es tu para qué?

  • ¿De dónde parto?
  • ¿Qué habilidades tengo?
  • ¿Qué competencias tengo?
  • ¿Cuáles son mis objetivos?
  • ¿Genero valor?
  • ¿Cómo me diferencio?
  • ¿Soy visible?

Aprovecha todas las oportunidades que generes y minimiza de este modo posibles resultados negativos.

Y pregúntate para qué en lugar de por qué…

Porque… Por qué es el motivo, en cambio, el para qué es tu propósito.


Acerca de Olga Ferrera

Facilitadora del cambio de Actitud. Coach en Orientación Profesional. Prospectora de empleo. Gestión del Cambio y Marca Personal para el Empleo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.