Entornos de cambio


«Si la libertad significa algo, será, sobre todo, el derecho a decirle a la gente aquello que no quiere oír»

George Orwell

Para gestionar cambios, el esfuerzo y la valentía deben ser mayores que el miedo, y las metas propuestas, superiores a la mediocridad que ofrece la falsa comodidad y la inamovilidad.

Entornos_de_cambio

Pero no te dejes arrastrar por esas ideas sensacionalistas que surgen de debajo de las piedras y sé crítico. No se pueden cambiar fracasos por éxitos, ni pensar que estos últimos aparecerán en tu camino sin más; tendrás que tener en cuenta el contexto y no reducirlo todo a la individualidad o esa visión parcial te arrastrará al abismo, de donde es más difícil salir.

Tienes que correr el riesgo de mirar hacia ti mismo y según lo que descubras y saques a la luz, deberás trabajar:

  • sobre tus ideas, las buenas, las malas y las descabelladas. No te pongas límites y mucho menos dejes que te los pongan, deja que fluyan, ya tendrás tiempo a analizarlas y valorarlas,
  • sobre tus emociones, reconociéndolas, nombrándolas y controlándolas o dándoles vía libre, todo dependerá de las situaciones…
  • sobre tus actitudes, esas que muestras en determinadas situaciones y que determinan la forma en que ves las cosas y la forma en que actúas. Y ya sabes, nada como una buena actitud.

Y todo esto deberás saber combinarlo con el contexto que tienes, con las personas que te rodean y entonces, desde la responsabilidad, reflexionar antes de tomar decisiones equivocadas.

«Cuando teníamos las respuestas nos cambiaron las preguntas»

Entornos_de_cambio_5

Cuentan que Jorge Enrique Adoum se encontró con esta inscripción y se la dijo a Mario Benedetti, que fue el que la hizo famosa. Aunque en realidad, la verdad sobre la frase es que alguno de los dos la leyó en una pintada en un muro de Quito.

Así que, al final esto no es más que lo que teníamos, lo que vivíamos cada día… tranquilidad sin riesgos, zonas de confort aburridas, monotonía, en definitiva, un dejà vu…

Cuando ya sabíamos qué hacer, cuando ya conocíamos las respuestas, nos cambiaron las preguntas y es cuando empezó a moverse el suelo bajo nuestros pies…

Entornos de cambio, llenos de incertidumbre que desde hace unos años se han convertido en una constante para nosotros. Existen nuevas reglas muchas de ellas aun por definir, nuevas zonas de juego, nuevos contextos en los que movernos.

Nuevas preguntas para las que no sirven las respuestas que conocíamos. Nuevos retos para los que hay que estar preparados. Nuevas profesiones, nuevas competencias… Pero, cómo, te estarás preguntando…

Valores y Emociones

Valores, esa es una de las claves. Necesitamos valores adaptados a estos nuevos escenarios en los que vas a tener que desenvolverte y cuanto antes lo hagas, más rápida será tu adaptación. Como decía Darwin, las especies necesitan adaptarse y cambiar según se va transformando el entorno donde viven, si quieren sobrevivir. Aquellas especies que cambian, sobreviven y prosperan. Las que permanecen en el mismo estado sin cambiar, se extinguen…

Emociones, otra de las claves. Aceptando el cambio como algo natural, sin enfrentarse a él ni rechazarlo porque tienes que asumir que es algo que está ahí y que forma parte de tu evolución. Después de la aceptación llegará el descubrimiento de la oportunidad. Qué oportunidades puede aportarte esta nueva situación. Pero las emociones puedes percibirlas desde varios ángulos, lo que sientes, cómo lo sientes, cómo lo interpretas, cómo lo interpretan otros, cómo sientes que lo viven otros…

La clave es saber manejar las emociones para poder gestionarlas cuando surgen y dejarlas que te guíen en ese proceso de adaptación al nuevo entorno.

Entornos_de_cambio_6

Autopercepción Emocional. Interpretar y reconocer cómo te sientes, saber qué necesitas para lograr aquello que te hace feliz. Qué pueden aportarte estas nuevas situaciones.

Regulación Emocional. Los cambios, los acontecimientos negativos o sucesos vitales y/o estresantes, serán factores de riesgo a los que te verás sometido y que atacarán tu estado emocional. Tendrás que saber identificar estas situaciones y no dejarte arrastrar por esas emociones negativas y las tensiones que, inevitablemente, aparecerán en la gestión de esos entornos nuevos y desconocidos para ti.

Percepción Emocional de otros. Saber reconocer en los demás cuáles son sus necesidades, sus sentimientos, lo que piensan. Saber escucharlos y ayudarlos, ellos al fin y al cabo también están sumidos en estos cambios. Saber interpretar los sentimientos y los puntos de vista de otras personas, e interesarte activamente por qué cosas les preocupan.

Comprensión Emocional del entorno. Cuando no puedes hacer nada por cambiar la situación que te rodea, es decir, que no está en tu mano porque son cosas que escapan a tu control y que no puedes modificar con tus acciones, sólo te queda entender las causas que provocan esa situación, aceptarla y buscar la parte positiva o desvincularte si no la tiene.

Empatía. Conciencia de los sentimientos ajenos. Pararse y atender a los que te rodean, pararse entre el ruido y la prisa y prestarles atención, comprender y entender lo que sienten, ponerte en su lugar.

Control interpersonal. Tratando de manejar y mejorar adecuadamente las emociones y los impulsos conflictivos que surgirán porque vas a tener que relacionarte con todo tipo de personas diferentes a ti, y con las que vas a tener que convivir en diversos contextos. Control de estas situaciones colaborando a mejorar el clima interpersonal y que sea positivo para que sea más fácil la relación, el trabajo y los resultados. Crear sinergias para la consecución de metas grupales.

Nos prohibieron ser románticos
y no supimos reaccionar
a toda la tecnología
que suplantó la realidad.

La habitación Roja. Nuevos Románticos.


Acerca de Olga Ferrera

Facilitadora del cambio de Actitud. Coach en Orientación Profesional. Prospectora de empleo. Gestión del Cambio y Marca Personal para el Empleo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.