No es lo que tienes, es lo que ERES


“El miedo es mi compañero más fiel, jamás me ha engañado para irse con otro” .

Woody Allen

Tienes miedo… ¿Y qué haces con él?

¿Cómo te enfrentas a tus miedos cuando buscas empleo?

Miedo_esconderse

El miedo es una emoción muy poderosa. Todos de alguna forma u otra nos enfrentamos a nuestros miedos, porque todos tenemos miedo.

Miedo a que suceda lo contrario a lo que deseamos.

Existen muchísimos miedos o fobias, hace tiempo te hablaba en este post de cómo nos enfrentamos a nuestros miedos. Miedo a equivocarnos, a hablar en público, al fracaso, al cambio…

Y en la búsqueda de empleo también, hay muchas personas que tienen miedo a enfrentarse a esta situación. No al hecho en sí de la búsqueda, sino al miedo que provoca el no saber cómo afrontar la situación, qué hacer, qué decisiones tomar.

Y esto genera ansiedad y frustración.

La visión negativa de la situación provoca ese miedo pero si lo visualizas como una oportunidad de cambio o una posibilidad de transformación, el miedo empieza a diluirse.

El miedo es bueno mientras no te paralice, actúa como un indicador de que tienes ante ti un reto que tendrás que resolver y la forma que tienes para resolverlo es planificando y pasando a la acción. Pero…

Surgen los miedos

Miedo_a_lo_desconocido

Miedo a comenzar. Aparece cuando tienes que trabajar en tu propuesta de valor,  cuando tienes que fijar tus objetivos, cuando hay que hacer instrospección, conocerse bien a uno mismo trabajando desde el autoconocimiento hurgando en tu interior.

Miedo_mujer

Es entonces cuando decides que tienes que mirar el correo, luego entrar a revisar todas tus redes sociales poner algunos likes, comentarios de turno, etc… y cuando vuelves a enfrentarte a la hoja en blanco, vuelves a las redes a ver si alguien añadió algún nuevo comentario, miras el whatsapp, ordenas tus cosas…

Lo sé, este es uno de los pasos más difíciles, pero una vez que empiezas y coges impulso te resultará más sencillo continuar. Aquí tendrás que tener cuidado, al inicio es más fácil abandonar, hasta que se adquiere el hábito. Por eso es mejor hacerlo acompañado por otros, para poder superar juntos esos momentos iniciales.

Miedo a no saber cómo hacerlo. Bien porque has estado mucho tiempo en un mismo puesto y ahora no sabes cómo enfrentarte al nuevo mercado laboral o porque acabas tus estudios y nadie te ha enseñado cómo debes hacerlo.

Pues si aun no lo has escuchado o leído, cosa rara, más del 80% de las ofertas permanecen ocultas y hay que salir a buscarlas. Eso o puedes competir con el mundo mundial por ese ridículo 20% restante.

Miedo a lo desconocido. Por eso te quedas esperando en casa a ver si alguien te viene a buscar con una maravillosa oferta debajo del brazo. Al fin y al cabo eso es mucho más agradable y cómodo.

Todo ello porque tienes temor a salir, a participar en eventos profesionales donde no conoces a nadie y hacer comentarios y observaciones ante gente que no te conoce y no te identifican en una posición o empresa X. 

  • Es que no me conoce nadie
  • No sabría qué decir
  • No sé en qué soy bueno
  • Me da vergüenza hablar en público

Miedo_conducta

Miedo a cagarla al qué dirán. Cuando eras niño no tenías miedo a decir lo que pensabas, no te importaba lo que pudiera suceder, asumías ese riesgo sin más. Pero a medida que vas cumpliendo años, te preocupa que otros te juzguen por tus comentarios u opiniones. Piensas que harás el ridículo y que se burlarán de ti si no dices exactamente lo que se espera de ti.

Y eso te lleva a permanecer en silencio, a no arriesgarte y a no participar en acciones o eventos que son importantes para tu visibilidad.

Probablemente, esta es una de las tareas que más cuesta. Puedes hacer alguna formación relacionada o trabajar esas habilidades, pero lo mejor es que lo hagas (learn by doing).

Miedo a ser visible. Miedo a perder la privacidad mostrándote en las redes sociales, a generar contenido propio. Miedo a mostrar tu perfil profesional.

  • No tengo nada que aportar
  • De qué voy a hablar
  • Yo no tengo marca
  • Ya lo hacen otros mejor que yo

La visibilidad es una ventaja competitiva y una oportunidad que te ayudará a conseguir tus objetivos porque gracias a ella, tendrás más oportunidades de encontrar empleo y de ser encontrado. Hazte visible.

¿Es fácil superar estos miedos?

Se trata de hábitos que están muy arraigados en nosotros y que siempre van a estar ahí, te ayudan en tu desarrollo personal, te ayudan a crecer. Además sólo son una emoción, no hay que dramatizar.

Pasos que te ayudarán a superar esos miedos

Prepara tu estrategia. Qué harás y cómo lo harás. No te sientes a esperar, las ofertas no caen del cielo. Es importante tener definida una estrategia. Saber dónde quieres llegar y cuáles son tus objetivos a largo plazo. Permítete soñar y visualízate en ese puesto de trabajo que deseas o que estás buscando.

Autoconocimiento y Autoestima. Analiza y trabaja en tus puntos fuertes. Busca aquello en lo que eres bueno, aquello que quieras resaltar. Conociéndote bien podrás gestionar mejor tus emociones incluso en esos momentos de mayor dificultad.

Define tus objetivos. Te ayudará a desarrollar tu plan de acción. Define y empieza por pequeños objetivos y tareas a cumplir en el corto plazo, sin desviarte de tus objetivos a largo plazo. Plantéate la siguiente pregunta:

 ¿Dónde quiero estar dentro de 5 años?  

Define tu propuesta de valor. Prepara tu presentación, cuál es tu propuesta y defiéndela. Te servirá a la hora de asistir a eventos. El estar preparado te ayudará a sentirte más seguro y confiar en ti. Hazlo con miedo pero hazlo.

Pon a punto tu CV. Tenlo siempre actualizado y preparado porque aunque se habla mucho de “su muerte” vas a tener que utilizarlo en algún momento de tu proceso de búsqueda

Desarrolla tu estrategia de Branding Personal. Posicionamiento estratégico. Qué lugar quieres ocupar en la mente y en el corazón de tu seleccionador o de la persona de recursos humanos de las empresas que forman parte de tu target. Visibiliza tu marca.

Si crees en ti y en tus capacidades podrás ejercer el control sobre esa situación circunstancial de desempleo y aprovecharás este momento de transición para aprender a gestionar tus emociones y tus miedos.

Al final es una cuestión de confianza y actitud, no se trata de lo que tienes sino de cómo usas lo que tienes.

Te dejo una charla TED en la que David Kelley nos habla de cómo construir confianza creativa. Porque todos somos creativos y porque cuando ganamos confianza podemos trabajar en aquello que es realmente importante para nosotros.


Acerca de Olga Ferrera

Facilitadora del cambio de Actitud. Coach en Orientación Profesional. Prospectora de empleo. Gestión del Cambio y Marca Personal para el Empleo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.