Tu MARCA mola mucho pero… quiero verte en acción


Necesitamos nuevos mapas para explorar nuevos territorios.

 

Los valores y las actitudes se encuentran relacionados. Los valores guían nuestra conducta dando sentido, de este modo, a nuestra vida. Forman parte de nuestras actitudes condicionando nuestro comportamiento.

Tu_Marca_mola_mucho

 

Y tú… ¿Actúas de acuerdo a tus valores?

Valores_ActitudValores

En la época de Sócrates, Platón y Aristóteles, hace la friolera de 2500 años por lo menos, y hasta bien entrado el sXIX, a los valores se les denominaba con el término virtudes. Es en el sXIX, allá por 1880, cuando Nietzsche empezó a hablar de valores. Valores como ideales humanos. Pero es ya en el sXX, al comienzo de los años 50 cuando se vio claramente la relación existente entre los valores, la motivación y la conducta.

Por tanto los valores mueven nuestras acciones y nuestro comportamiento, son como nuestra guía, la luz que ilumina el camino, y terminan marcando nuestra personalidad.

Es la creencia que te lleva a actuar de una forma u otra. Valor es la importancia que atribuyes a los resultados de tus acciones.

Pero hablar de valores es hablar también de sus opuestos. Un valor puede ser positivo o negativo. Pueden ser valores personales o de grupo y en muchos casos son normas de conducta. Por tanto cada uno de nosotros tendrá los suyos, cada grupo, cada empresa…

Así que tu conducta es la manifestación de tus valores. Y si tus acciones son la huella que dejas en los demás, esta estará impregnada de tus valores. Recuérdalo… 😉

Actitud

Actitudes_valoresPara G.W. Allport (1935)  “el concepto de actitud es probablemente el más distintivo e indispensable de la Psicología social”.  Por tanto la definición de actitud para la Psicología Social es:

“Conjunto de creencias y de sentimientos que nos predisponen a comportarnos de una determinada manera frente a un determinado objeto”.

Y aquí es cuando se incluyen 3 aspectos que van unidos a ella:

  • Cognitivos. Tus creencias.
  • Emocionales. Tu parte afectiva, tus sentimientos.
  • Conductuales. Tu predisposición o no a desarrollar determinadas conductas.

En muchas ocasiones habrás tenido que decidir y elegir sobre diversos temas (políticos, sociales, culturales…). Todo el tiempo decides cosas, una importantes y otras más cotidianas, como… qué tipo de coche me compro, a qué concierto voy, qué móvil me gusta más, con qué amigos voy a quedar para tomar unas cervezas, etc…

Cuando haces una elección, descartas lo demás y todos esos comportamientos lo que hacen es reflejar cómo valoras todas estas cuestiones.

Estas son nuestras actitudes y nuevamente aparece nuestra huella impregnándolo todo y si cualquiera analiza tus acciones o actitudes comprenderá y verá reflejadas las valoraciones que tienes sobre las cuestiones mencionadas. Y en esas valoraciones basas tus actitudes.

 

En tu búsqueda…

Los valores nos facilitan el modelo que nos ayudará a marcar nuestros objetivos y metas, tanto personales como profesionales. Son los que muestran cuáles son nuestros intereses, sentimientos y convicciones más importantes.

Maslow plantea que los valores son referentes de las motivaciones, los impulsos y los instintos, por lo que están relacionados directamente con las necesidades biológicas y psíquicas de la persona.

Y cuando hablamos de actitud nos estamos refiriendo a nuestra conducta que estará estrechamente ligada a nuestras vivencias, creencias, emociones y valores. Pero lo más importante al final son nuestras acciones, lo que hacemos. Que tendrá que ir unido a cómo pensamos y a esos valores que nos hacen actuar de una forma u otra, a relacionarnos con unas personas u otras.

Por eso es importante que a la hora de elegir tus empresas objetivo, aquellas en las que quieres trabajar, estudies bien cuáles son sus valores ya que tendrás que asumirlos y aceptarlos una vez formes parte de ella. Y actuar en consecuencia.

 

Necesitamos nuevos mapas para explorar nuevos territorios

Explorar_nuevos_territorios

 

Necesitamos nuevos mapas para explorar nuevos territorios y para eso hay que elegir ser protagonista. Para ello necesitarás trabajar además de la forma (estrategia), el fondo y es ahí donde vuelven a aparecer esos valores que te representan.

Y la buena noticia es que puedes tener éxito sin tener que renunciar a tus valores, sin tener que renunciar a tu esencia. La forma de mostrar tus conocimientos y aptitudes será a través de tus acciones y es aquí donde tu actitud entra en juego.

Así que o cambias en lo que se refiere a tu actitud o te quedarás en el camino. Haz lo que nadie ha hecho aun, lo que tu competencia aun no ha pensado. Eso es diferenciarse.

No se trata de adaptarse, que también, y hacer lo que otros nos dicen que hagamos. Sé un disruptor. Cuando hablo de ser disruptivos quiero decir que lo hagas desde ti mismo. Se trata de romper con lo que ya hay establecido, con eso que hace todo el mundo. Rompe con las reglas que te encorsetan.

Y ya no te digo nada sobre ser una persona reactiva y sólo reaccionar a lo que sucede en tu entorno sin aportar nada. Pasa de reactivo a proactivo. Y de proactivo a disruptivo.

Para ello hay que comprometerse con uno mismo.

Y todo esto pasa por cambiar de mentalidad. Ya sé que es complicado, sobre todo cuando hemos sido educados dejando de lado la creatividad, la inteligencia emocional, etc… Pero nunca es tarde y podemos trabajarlo desde ya.

Innovación, curiosidad por aquello que nos rodea y sobre todo no tener miedo al cambio.

 

Acción

Que está muy bien, y es un plus, porque en esto de buscar trabajo ya sabes que todo suma:

Quiero_verte_en_Acción

 

  • Que estés en LinkedIn y tengas un buen perfil con un extracto bien trabajado.
  • Que hagas curación de contenidos dentro de ese mar de infoxicación en el que todos navegamos.
  • Que actualices tus redes y compartas contenido de interés para tus contactos.
  • Que tengas una estrategia para cada una de las redes sociales en las que tienes presencia.
  • Que hayas puesto a punto tu currículum.
  • Incluso que dentro de tu estrategia hayas decidido construir y desarrollar un blog donde muestras tus conocimientos cada semana, cada quince días o una vez al mes.
  • En definitiva, que gestiones tu marca personal desde la comodidad de tu sofá.

 

Pero lo que más me va a molar será verte en acción:

 

  • Ver cómo haces equilibrios en la barra del miedo.
  • Verte comunicar, ver como te desenvuelves en público, cómo comunicas lo que sabes hacer (elevator pitch).
  • Ver cómo te relacionas (networking).
  • Ver cuál es tu lenguaje corporal y emocional.
  • Ver cómo reaccionas ante diversas situaciones.
  • Ver cómo usas tu creatividad.
  • Ver cómo disfrutas y ver tu sonrisa.
  • Ver cómo te mojas.

 

Por tanto tus acciones cuentan y mucho y por supuesto, tendrán que estar alineadas con tus valores, porque si no es así no habrá coherencia ni autenticidad. Y así será más difícil romper moldes y ser la opción elegida.


Acerca de Olga Ferrera

Facilitadora del cambio de Actitud. Coach en Orientación Profesional. Prospectora de empleo. Gestión del Cambio y Marca Personal para el Empleo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *