Busco trabajo de lo que sea


La mayor revolución de la historia está aun por venir.


Yuval Nuah Harari
Busco_trabajo_de_lo_que_sea

«Busco trabajo de lo que sea«. He escuchado esta frase tantas veces, que he perdido la cuenta, y he confirmado que no es cierta casi las mismas.

La expresión va unida a un momento de desesperación, pero también a la falta de estrategia, a no haber trabajado el autoconocimiento, a no haber fijado objetivos SMART, al miedo a no encontrar un trabajo según tu perfil y experiencia, etc…

Pero sé que ese no es tu caso, aunque sí que estés sumido en ese momento de desesperación, sobre todo debido a la situación que vivimos.

En la búsqueda de empleo hay aspectos controlables por ti y otros que siempre van a escapar a tu control.

Tu trabajo va a consistir en incidir y mejorar esos que sí dependen de ti, preparándote para ello, explorando diferentes opciones y si te rechazan en algunas de las ofertas a las que optes, no lo tomes como algo personal, eso también forma parte del proceso.

Puede ocurrir que, aunque tengas las habilidades y conocimientos que se requieren para el puesto, no te adecúes a otros aspectos que la empresa está buscando en ese momento.

No pasa nada… No hay que desanimarse por eso, el fracaso forma parte del éxito y tendrás que seguir con la búsqueda.

Lo que NO debes hacer

Buscar sin estrategia. Te inscribes en procesos a través de algún portal de empleo o en las páginas que las empresas tienen asignado para ello y desde ese momento te haces a la idea de que eres el candidato perfecto para ese puesto perfecto en el que, según tú, tu perfil encaja a la perfección.

Te haces a la idea de que ese es el trabajo de tus sueños, y que esa es la empresa en la que quieres trabajar, solo habiendo leído una oferta con una descripción de puesto, en muchos casos incompleta, en un portal de empleo cualquiera. Y rellenas los campos, pocos, y con un clic ya está todo hecho…

Un currículum genérico que insertaste en ese portal hace ya unos años y que con otro clic actualizas en cuestión de segundos, demasiado fácil con tantos perfiles como hay en el mercado y similares al tuyo. ¿No te parece?

La suerte está echada, porque mira que es difícil que sólo con esto se produzca el milagro.

Que no te digo yo que no te llamen para hacer una entrevista, todo puede suceder, pero yo no dejaría mi búsqueda de empleo al azar.

Buscar en los mismos sitios. Puedes tener suerte y que aparezcan publicadas muchas ofertas relacionadas con tu perfil, o esperar un día tras otro a que se publique la oferta deseada a la que puedas aplicar, pero así estarán muchas otras personas y tus posibilidades de éxito se verán reducidas.

También tienes que contar con esas ofertas que se publican y que no son reales, y que algunas plataformas vuelven a activar cada x tiempo, pero que realmente no están abiertas en ese momento.

Estarás dejando nuevamente tu búsqueda al azar, a lo que pueda surgir y dándote la excusa perfecta para actuar de forma reactiva. “Es que no hay trabajo”. “Hago todo lo que está en mi mano, pero es que la situación es la que es…”

Lo que SÍ debes hacer

Adapta tu CV. Tu objetivo debe ser conseguir que tu currículum destaque sobre los demás. Se ha hablado mucho del tiempo que un reclutador destina a la lectura de un CV y el tiempo que tarda en lanzarlo a la papelera, o descartarlo si no encuentra en él algo que llame su atención.

¿Qué puede llamar su atención? Te estarás preguntando… pues muy sencillo, si está seleccionando una posición concreta, estará buscando las palabras claves o habilidades y conocimientos claves para el mismo y eso es lo que tienes que cambiar o añadir en tu currículum.

Por eso la recomendación es hacer un CV que se adapte a cada puesto que solicitas y a la cultura de la empresa donde se ubica el mismo.

Debe mostrar el desarrollo de tu carrera profesional, la evolución unido al desarrollo personal, habilidades que aparecen en la descripción del puesto y enumerar los logros obtenidos (cuantitativamente) y que son importantes para el puesto al que aplicas.

Por tanto, un currículum para cada puesto. Lo sé, lleva más trabajo, pero es más efectivo. Tú eliges…

Busco_trabajo_de_lo_que_sea

Demuestra lo que sabes hacer y cómo lo haces. ¿Por qué eres el mejor candidato para ese puesto? Usa el storytelling para contar a modo de reseña profesional al inicio de tu currículum, lo que ofreces y cómo eres en el desarrollo de tu trabajo.

En este espacio deberás destacar las habilidades clave para el puesto y cuáles son tus fortalezas en ese sentido. Lo que puedes aportar a la organización con tus conocimientos y qué profesional quieres ser.

Ahora es buen momento para destacar de entre tus habilidades tecnológicas clave aquellas que se adaptan a la situación actual, conocimiento de plataformas para trabajar en remoto, incluye aquellos programas que conoces y que la empresa está utilizando (Slack, Teams, Google Drive, Jitsi Meet, Zoom…)

La famosa carta de presentación. Últimamente estoy escuchando hablar mucho sobre ella, si es útil o si está desfasada.

Pues bien, en mi opinión es positivo acompañar el currículum de una carta de presentación para que los seleccionadores puedan conocerte un poco mejor, puedes añadir más desarrollado esas habilidades que posees y que has puesto en práctica en tus últimos trabajos y que son clave para esta posición a la que optas.

Muestra tu personalidad alineada con el puesto y cuenta porqué quieres trabajar con ellos, qué es lo que te enamora de su empresa (sus logros, su cultura, sus valores, su misión…)

La empresa sabrá valorar ese tiempo que has invertido en destacar tus habilidades, conocimientos, logros y valores, en línea con el puesto y la organización, y es probable que te ayude a conseguir una entrevista.

Acceso directo. Para superar esa primera criba, busca contactos en común que trabajen en la misma empresa para conseguir ayuda extra, para que tu CV pueda llegar a la persona que está gestionando el proceso de selección de la oferta que te interesa, y a la que estás aplicando.

También puedes utilizar LinkedIn o cualquier otra plataforma, para ver si tienes algún contacto que trabaje en la empresa y pueda ayudarte hablando de ti, o contactar directamente con la persona con capacidad de decisión en el proceso (responsable de recursos humanos, jefe del departamento donde se ubica el puesto, etc…)

Busca oportunidades. Sé creativo en tu búsqueda y plantéate otros sectores en los que no habías investigado hasta ahora. Mantente activo en estos momentos y no restrinjas tu experiencia laboral únicamente al trabajo realizado por contrato.

Puedes colaborar con proyectos y eso te facilitará estar activo, aprender y conocer personas y tener nuevos contactos que podrán facilitarte el acceso a ofertas por otras vías. Ofertas de empleo que no están publicadas y que se mueven en otro plano.

Es el momento para el trabajo colaborativo, para compartir tus conocimientos y lo que sabes hacer, para mostrar tus habilidades y para aprender y adaptarte al nuevo escenario y a las nuevas formas de trabajo, aunque no estés contratado. De este modo podrán surgir oportunidades y podrás ser referenciado aumentando de este modo tus opciones.

Es difícil, pero nada es imposible, sólo teóricamente improbable.


Acerca de Olga Ferrera

Facilitadora del cambio de Actitud. Coach en Orientación Profesional. Prospectora de empleo. Gestión del Cambio y Marca Personal para el Empleo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.