Cerrado por Cuarentena. Reset


Aquellos que no recuerdan el pasado están condenados a repetirlo.

George Santayana

Cuídate de los “idus de marzo”

Según el calendario romano, en la antigüedad marzo era el primer mes del año. Eran días en los que se celebraba el año nuevo coincidiendo con la primera luna nueva y con los famosos idus de marzo que coincidían con el 15 de marzo.

En el año 44 a.C. aquellos idus de marzo marcaron un hito histórico, Julio César fue asesinado y se pasó de la República al Imperio Romano, que dominó durante siglos trayendo una nueva forma de organización política y militar.

Más tarde fue Shakespeare quien hizo famosa la frase “¡Cuídate de los idus de marzo!” en su obra Julio César (1599).

¿Coincidencia?

Estamos viviendo nuestro propio idus de marzo, estamos en un periodo de transición como antes lo fue pasar de la república al imperio romano.

La historia es cíclica y está condenada a repetirse una y otra vez.

Cansados de oír hablar al inicio del año de cuáles serían las tendencias y predicciones para el 2020, las profesiones más demandadas, experiencia del candidato, atracción de talento… y al final ha sido un virus el que nos ha obligado a replantearnos todo nuevamente, y a hacernos reflexionar sobre nuestro futuro.

Flexibilidad, resiliencia, adaptación, aprendizaje, adaptación digital, control de emociones, gestión de la incertidumbre, cambio… son algunas de las habilidades y capacidades que estamos gestionando estos días.

Mientras tanto, nuestra manera de interactuar ha cambiado de manera radical. 

Tenemos ante nosotros una maravillosa oportunidad para cuestionarnos quiénes somos y qué es lo que queremos.

Si quieres ser un mero espectador de cómo se produce el cambio, o si por el contrario, quieres ser generador y protagonista de ese cambio sistémico.

Si la situación que vivimos te ha hecho replantear aspectos relacionados con tu trabajo actual, si lo tienes, o sobre tu búsqueda de empleo si esta crisis te ha dejado sin él.

Es, por tanto, momento de replantearte cuáles son tus prioridades profesionales, qué quieres hacer, si parar porque no sabes qué va a suceder, o ponerte en acción…

Acciones que puedes llevar a cabo estos días…

  • Analiza el mercado. Investiga. Lee, infórmate… No puedes hacerlo en persona, pero puedes hacerlo a través de tus contactos por videoconferencia o por LinkedIn. Contacta con los empleadores, seleccionadores, contactos de otras empresas y descubre qué están buscando, qué perfiles necesitan ahora o qué previsión hay. Qué empresas están contratando, cuáles son sus prioridades.
  • Mejora tus habilidades. Mientras tanto, analiza cuáles son tus áreas de mejora o en qué tienes que ponerte al día. Actualiza y pon a punto tu currículum, practica tus habilidades de cara a una entrevista.
  • Learnability. Formación online como oportunidad de aprendizaje para posicionarte en el desarrollo de tu carrera profesional. Cuáles son las tendencias, qué formación elegir cuando la oferta es tan amplia. Aquí es importante no perder de vista el objetivo, ya que esa formación deberá estar relacionada o lo único que harás será dispersarte y perder el tiempo. Sal de la zona cómoda y entra en la zona de aprendizaje.
  • Empodérate. Tener la mente despejada es clave en estos momentos para poder considerar, analizar y buscar esas otras posibilidades que ofrece el mercado y las que ofrecerá en un futuro muy cercano. No te hagas la víctima, esta situación es la misma para muchas personas, pero tú puedes hacer la diferencia, hacer que suceda.
  • No dejes que el miedo tome el control. Si permites que tu pereza o el miedo te guíen, estarás perdido. Terminará venciéndote y no te dejará hacer nada. Enfócate en aspectos pequeños, en aquellos más significativos que te lleven al todo, poco a poco, paso a paso, configurando de este modo tu estrategia. Cuando veas que pierdes la motivación, busca esos aspectos más divertidos o que mejor se te dan y ponte con ellos.
  • Toma decisiones racionales. No te precipites y tomes decisiones rápidas o reacciones de forma impulsiva. Ahora no es el momento de renunciar a lo que tienes, es el momento de prepararse para el cambio y la mejora. Tienes tiempo para pensar con tranquilidad, para posicionarte y para establecer una buena estrategia que te lleve a conseguir tus objetivos.
  • Rutina. Establece una rutina en tu día a día, con un horario semanal e intenta ser disciplinado. Esto te hará sentir menos indefenso, y te dará la sensación de tener control sobre la situación.

Si en estos días ya probaste alguna de estas acciones, probablemente ya hayas descubierto cuál es tu estrategia.

Te diré que no.
No me convences
me quiero evaporar
entre la gente…

Belice. Love of Lesbian


Acerca de Olga Ferrera

Facilitadora del cambio de Actitud. Coach en Orientación Profesional. Prospectora de empleo. Gestión del Cambio y Marca Personal para el Empleo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.