El nuevo desafío del Mercado Laboral


Tiempos de pandemia

Estamos ante la mayor crisis económica y social a nivel mundial sobre la que nos ha tocado transitar. Nada que ver con la anterior, la crisis financiera del 2008. Diez años nos costó salir de ella, haciendo uso de las famosas políticas europeas de austeridad.

Desafío del mercado laboral

Nuestro mercado laboral pasó a ser el rey en cuanto a temporalidad, precariedad, rotación y devaluación salarial… Todo ello, gracias a la famosa Reforma Laboral de 2012; de aquellos barros, estos lodos…

Pero bueno, parece todo un avance, que ahora se den cuenta de que las políticas de recortes que antes no funcionaron y que hundieron más nuestro mercado laboral, tampoco van a servir para afrontar esta nueva crisis.

Esta vez no hay precedentes, no hay experiencias anteriores que nos sirvan de guía, es la primera vez en la historia que se para la economía. Y eso trae consecuencias muy graves.

Según el último diagnóstico del Banco de España sobre las consecuencias económicas de la COVID y según los datos presentados, el PIB retrocederá este año entre un 9% y un 15% y la recuperación económica parece que sólo permitiría volver a niveles de actividad próximos a los previos a la crisis, a finales de 2022.

Este informe que fue publicado antes del verano, contempla un aumento del paro desde el 13,7% del pasado año hasta el 21,7%. Los mecanismos que se han utilizado para reducir las tasas de desempleo (ERTES y demás) han permitido disminuir el impacto de la crisis en lo que va de año, pero todo parece indicar que el año 2021 será peor en este sentido.

Y este es el panorama con el que tienes que salir a buscar empleo, o el que te encontrarás en caso de querer reinventar tu carrera profesional cambiando de empleo o de sector.

Transformación del mercado laboral

¿Pero… qué está demandando el mercado laboral actual?

La globalización, la transformación digital, y el envejecimiento de la población afectan a los puestos de trabajo que existen actualmente y a los que aun no conocemos, junto con la forma en que se van desarrollar.

Desafío_Mercado_Laboral_4

Talento. Las empresas demandan talento con capacidad de aprendizaje. No se valora tanto el conocimiento como las aptitudes y actitudes.

Learning Agility. La agilidad de aprendizaje y la proactividad a la hora de formarse en estos momentos, se han convertido en una de las principales habilidades para desenvolverse con éxito en escenarios como el que vivimos, donde los cambios y nuevas situaciones se suceden a gran velocidad. “Saber qué hacer cuando no sabes qué hacer”.

Predominio de las habilidades flexibles o blandas y los conocimientos tecnológicos. Las habilidades digitales y la capacidad para autorregular nuestros procesos de aprendizaje son cada vez más valorados.

Desarrollo de la visión estratégica para anticipar situaciones complejas, capacidad de adaptación a entornos remotos. Responsabilidad, compromiso y autodisciplina para desarrollar el trabajo desde casa con alto índice de productividad.

Ludismo digital

La tecnología nos hace más libres. Huye del ludismo digital, los robots no vienen a robarnos el trabajo vienen para hacernos la vida más fácil y de este modo podamos dedicar nuestros esfuerzos a desarrollar esos otros aspectos que las máquinas no pueden imitar, tus habilidades blandas.

Las tecnologías impulsarán el crecimiento económico y crearán oportunidades de empleo, hasta ahora siempre ha sido así, ¿por qué pensar lo contrario?

Aprovechemos la transformación digital para mejorar nuestro entorno y nuestra vida en general.

Baño de realidad

Estas inmerso en un baño de realidad, donde hay que ponerse a trabajar desde ya, eso te diferenciará del que no lo haga y te dará una posición más ventajosa.

No te resistas al cambio, ya es tarde para eso.

Es el momento de rediseñar tu perfil profesional. Así que…

  • Actualiza tu perfil. Adáptalo a las nuevas demandas y destaca tus logros en las diversas posiciones que has ocupado hasta ahora. Explica qué has hecho durante el confinamiento, cómo has desarrollado tu trabajo si lo tenías y qué objetivos has alcanzado.
  • Soft skills. Muestra o desarrolla aquellas habilidades blandas que está demandando el mercado laboral (agilidad y adaptabilidad, creatividad e innovación, trabajo colaborativo, inteligencia emocional, resiliencia…)
  • Muestra o desarrolla conocimientos digitales adaptados a las nuevas necesidades (teletrabajo, transformación digital, manejo de plataformas digitales…)
  • Desarrollo y presencia de valores como la honestidad, la responsabilidad, el compromiso, la constancia, la coherencia…Muéstralos siempre en el desarrollo de tu trabajo.
  • Desarrollo de marca y mantenimiento de un perfil actualizado en la red. Comparte contenido de valor e interactúa con tus contactos.


Acerca de Olga Ferrera

Facilitadora del cambio de Actitud. Coach en Orientación Profesional. Prospectora de empleo. Gestión del Cambio y Marca Personal para el Empleo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.